La Transformación Digital se tomó el mundo financiero y llegó para quedarse

Actualmente dos de cada tres clientes bancarios establecen su relación comercial a través de plataformas online gestionar sus productos y adquirir nuevos servicios.

Esto ha transformado la forma de entender el mundo bancario, según el Estudio Global de Banca Retail de EY, el 40% de los encuestados hace uso de canales online, un 33% desde su smartphone, y un 40% declara haber reducido las visitas a sucursales bancarias. Para los nuevos profesionales del área financiera o quieren insertarse en este campo, el que Chile esté dentro de los líderes de la transformación digital financiera es un desafío.

Esto implica que la banca necesita trabajar a una nueva velocidad, y para ello necesita modificar el modelo de trabajo al interior de las organizaciones, por tanto los profesionales que desean integrarse a esta industria deben formarse para agregar valor al cliente desde nuevas ópticas, pues cada día los clientes exigen más agilidad, velocidad y eficiencia en el servicio, pero también buscan compromiso, entendimiento y lealtad frente a sus necesidades y etapas de la vida, es decir buscan una relación personalizada con su banco.

Así, es clave que las carreras financieras contemplen el desarrollo de habilidades digitales, relacionales y cognitivas en los profesionales y técnicos, pues se transforman en un pilar clave en los procesos de transformación digital de la industria.

El desafío, para quienes desean estudiar este tipo de carreras financieras implica retomar un rol de asesor y socio de negocios desde una mirada orientada al cliente y valores éticos diferenciadores, pero que en muchas organizaciones fue olvidado pues el foco de los equipos era enfocarse en tareas operativas, regulatorias y de controles.

Ahora gracias a la transformación digital, se abre la oportunidad de ser un real asesor y socio de negocios, no solo para los clientes directos, sino que también para las restantes áreas de las compañías, a través de la capacidad de innovación, creatividad y liderazgo de quienes conformarán el sector, es decir profesionales menos enfocadas en las transacciones y mucho más enfocadas en generar conclusiones, proyectar el negocio, asesorar sobre nuevas oportunidades, entre otras cosas.

Como toda competencia, las habilidades digitales se adquieren sólo a través de interactuar con esta tecnología más allá de la comunicación de ideas, implica habilidades específicas como: gestión de la información, colaboración en red, creación de conocimientos, evaluación, resolución de problemas y realización de operaciones técnicas. Para tener más información puedes revisar un artículo de Deloitte donde se explica cómo debemos prepararnos para esta transformación (ver artículo completo).

En síntesis, hoy en día no solo necesitas el conocimiento disciplinar clásico del área financiera, sino que además debes desarrollar habilidades digitales, gestión de procesos, atención de clientes y otros, los que se logran desarrollar en nuestras carreras profesionales y técnicas gracias a la permanente vinculación con el medio financiero.

“Tu empleabilidad actual y de los próximos años va a depender de cómo te posiciones hoy en términos de conocimientos y habilidades digitales.”